BIOMASA Y CALDERAS DE PELLETS

En el Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes del sector Residencial se establecen una serie de ayudas bajo la modalidad de préstamos reembolsable cuando en las comunidades de propietarios se modifiquen las instalaciones térmicas para adaptarlas al uso de biomasa o energía geotérmica. En este artículo vamos a trata de explicar que es la biomasa, centrándonos en uno de los combustibles más utilizados en las calderas de biomasa, los pellets, y como puede ayudar a mejorar la eficiencia energética de las instalaciones térmicas de las comunidades de propietarios.

pellets_calderas_biomasa

Podríamos definir la biomasa como todos aquellos combustibles derivados de fuentes biológicas, siendo en este sentido sinónimo de biocarburantes. Abarca un amplio conjunto de materias orgánicas que se caracteriza por su heterogeneidad, tanto por su origen como por su naturaleza: huesos de aceitunas, residuos procedentes de las actividades agrícolas, ganaderas y forestales, así como los subproductos de las industrias agroalimentarias y de transformación de la madera.

La tendencia actual en la rehabilitación energética de las instalaciones térmicas de las comunidades de propietarios es la sustitución de las calderas de la comunidad por calderas que utilizan como combustible los pellets. Los pellets son unos pequeños cilindros hechos de madera residual, serrines y virutas que tienen un diámetro de entre 5 y 6 mm y un largo de entre 10 y 25 mm. y son prensados a alta presión sin ningún tipo de aditivos o conglomerantes.  Generalmente los pellets se  venden empaquetados en sacos o bolsas fácilmente transportables y su almacenaje debe de realizarse en un lugar seco ya que la humedad provoca que se hinchen, se retarde su combustión y se genere más humos en la misma. Es importante a la hora de adquirir pellets para una caldera de biomasa que éste sea de buena calidad para lo cual deben reunir una serie de características: no contener materiales como papel, tierra o metal, ser compacto y sin grietas, no deshacerse en exceso y tener un color uniforme.

El funcionamiento de las calderas de pellets es muy simple y habitualmente está totalmente automatizado pudiendo programarse el horario de encendido y apagado; además  disponen de un termostato ambiente de modo que la propia caldera de biomasa es la que se encarga de iniciar el encendido automático e ir dosificando el combustible según la demanda térmica y la temperatura ambiente, asegurando en todo momento una combustión lo más eficiente posible. El mantenimiento de las calderas de pellets se limita a la retirada de las cenizas acumuladas, cenizas que resultan ser un excelente abono para plantas y jardines, y la limpieza a fondo de la caldera una vez al año para retirar las cenizas acumuladas en los distintos conductos del equipo.

Caldera_pellets

Entre las ventajas de las calderas de pellets, además de mejorar la eficiencia energética de las instalaciones de calefacción, se encuentran que no presentan riesgo de explosión, no son volátiles, no producen olores, disminución del espacio necesario para su almacenamiento y el ahorro energético que suponen puesto que gracias a su alto poder calorífico se consigue un rendimiento que puede ser superior al de las calderas de gas natural o gasoil y el bajo precio de los pellets en relación con otros combustibles que reduce el coste necesario para mantener las condiciones de confort térmico y favorece el ahorro.

PachecoAm, especialistas en la rehabilitación, reforma y mantenimiento de comunidades de propietarios. Cualquiera que sea su proyecto consúltenos y un equipo de profesionales le asesorará y ofrecerá la solución más económica y adecuada para su proyecto.