Con el nuevo paradigma legal inclusivo y no discriminatorio, se creó una normativa sobre rampas de accesibilidad, que tiene por objeto adecuar la infraestructura urbana, en lo que respecta a las vías de accesibilidad a los espacios y edificios públicos y zonas de uso peatonal, para el uso y desplazamiento sin restricciones de todo tipo de personas.

Muchas veces encontramos plazas públicas y para visitarlas, debemos atravesar escaleras o escalones inclinados, así como para ingresar a ayuntamientos y otros edificios públicos; acaso nos hemos preguntado ¿Cómo podrían acceder las personas con discapacidad a estos lugares? En PachecoAM, empresa de mantenimiento, construcción, reformas y rehabilitación de fachadas y edificios en Madrid, conocemos toda la información legal y técnica sobre adecuación de rampas de accesibilidad en espacios públicos urbanizados. Si quieres, te invitamos a ver nuestros proyectos de rampas de accesibilidad en Madrid.    

¿Qué dice la normativa para hacer una rampa accesible? 

La normativa española, y también la normativa de rampas de accesibilidad a edificios en Madrid, regula la accesibilidad a los espacios públicos urbanos, imponiendo una serie de condiciones mínimas como la colocación y medidas para que las rampas sean accesibles en los itinerarios peatonales de la ciudad.

Las rampas dentro de los edificios aparecen reguladas en el Código Técnico de la Edificación, que a su vez, diferencia entre las rampas que se encuentran en itinerarios accesibles y las que no. Por su parte, la normativa exige tener en cuenta la pendiente, la longitud máxima, el ancho y demás dimensiones de la rampa, para la facilidad y comodidad del usuario que la necesita.

¿Cómo debe ser una rampa accesible?

Una rampa accesible debe ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y adultos mayores de 70 años, además de contar con los siguientes beneficios:

Accesibilidad Universal

Significa que, además de permitir el desplazamiento fácil de las personas con movilidad reducida y con edad superior de 70 años, la instalación de una rampa en lugares públicos sirve para la circulación de carritos de compras, cochecitos de bebés o transporte de mercancías pesadas con ruedas, entre otras cosas.

Resistentes

 Deben ser construidas con materiales de buena calidad y en las proporciones necesarias para que la estructura sea duradera y resistente, tanto si se encuentran en espacios internos como externos.

De textura dura y estable

Además deben ser antideslizantes en seco y mojado. Su colocación y mantenimiento debe asegurar la continuidad de la rampa sin resaltes.

Franjas de aviso

Deben tener franjas de pavimento táctil también  antideslizante, siempre señalando el inicio y el final de la rampa.

Elementos de seguridad

Se colocarán pasamanos continuos a 30 cm después de la finalización, a ambos lados de la rampa, a una altura comprendida entre 90 y 105 cm el más alto y otro entre 70 y 85 cm. Asimismo, en caso de desniveles, se colocarán barandillas de protección o zócalos.

¿Cuánto es lo máximo que tiene que tener una rampa para personas con movilidad reducida?

De acuerdo a lo establecido en la normativa, los aspectos que hay que tener en cuenta para construir una rampa, son: El porcentaje de la pendiente, la longitud máxima, el ancho libre y las dimensiones de la misma. Para lo cual, se exigen las siguientes medidas:

  1. Cuando es colocada para el acceso a edificios, la anchura mínima del paso debe ser de 1,20 m y la longitud máxima del tramo, de 9 m.
  2. Cuando es colocada en zonas peatonales, la anchura de cada tramo debe ser de 1,8 m y la longitud máxima de 10 m.
  3. En acceso a edificios el recorrido de las rampas debe ser de 3 m, y la elevación de la pendiente entre 6% y 8%.
  4. En acceso a lugares peatonales, la normativa exige que la pendiente máxima en tramos hasta de 1,5 m sea de 12%, en tramos hasta de 3 m, la pendiente debe ser de 10%, en tramos de hasta 3 m y de 8% en tramos de hasta 10 m.
  5. Para evitar que se resbalen las sillas de ruedas, es importante que la pendiente transversal sea igual o inferior al 2% y que el suelo sea antideslizante.

¿Cuándo es obligatorio poner una rampa en una comunidad de propietarios?

En los edificios comunitarios también deben existir rampas de accesibilidad, tal como lo exige la Ley 8/2013 del 26 de junio. Esta rampa de acceso al edificio tiene carácter obligatorio, por lo tanto, no es necesario llegar a un acuerdo con la comunidad de propietarios si hay entre los vecinos alguna persona con problema de movilidad, por tanto según la Ley, están obligados a implementarlo.

 ¿Qué normativa obliga a aplicar la accesibilidad universal?

Casi todas las leyes que integran el ordenamiento jurídico en materia de accesibilidad, estatal y de las comunidades autónomas incorporan la garantía del derecho a la accesibilidad universal acogida por la Organización de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad en calidad de usuarios y consumidoras; entendiéndose como accesibilidad universal, aquella condición que deben cumplir los entornos, proceso, bienes, productos y servicios; así como los instrumentos y herramientas para ser comprensibles y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad, comodidad y de forma autónoma posible. Es una garantía aprobada por la ONU en convención especial, suscrita y ratificada por muchos países, entre ellos, España.

La accesibilidad es el derecho de las personas a conseguir la igualdad y equiparación de oportunidades, a su autonomía y a la movilidad personal, para una vida plenamente independiente. En PachecoAM trabajamos de la mano con la legislación técnica que garantice y reconozca el derecho a la accesibilidad física de las personas con discapacidad y mayores de 70 años. Con gran experiencia en todo tipo de rampas de accesibilidad como esta rampa de madera en un portal de Madrid. Si deseas adecuar la entrada de tu edificio o negocio creando una rampa de accesibilidad, te ofrecemos la asesoría y ejecución que necesites. Contacta con nosotros en el +34 916 75 05 43 y +34 678 40 30 25.