MORTEROS MONOCAPA PARA REVESTIMIENTO DE FACHADAS

Los morteros monocapa utilizados para el revestimiento y rehabilitación  de fachadas habitualmente están compuestos de cemento, aditivos, áridos y fibras, vienen ya predosificados industrialmente en la fábrica y únicamente requieren ser amasados y mezclados en la obra con agua, en las cantidades indicadas, antes de ser extendidos o proyectados sobre la fachada.

Habitualmente se aplican una o dos manos consecutivas del mortero para conseguir el espesor final recomendado para el revestimiento de fachadas (unos 15 mm) pudiendo escoger entre diversos aspectos de acabado dependiendo de los pigmentos y tratamiento final que se dé al mortero monocapa tras ser extendido en la fachada.

morteros_monocapa1

Los morteros monocapa para el revestimiento de fachadas se incluyen dentro de lo que se denomina revestimientos continuos y en la rehabilitación de fachadas con morteros monocapas  se deben de tener en cuenta diversos factores para garantizar al máximo las prestaciones del mortero monocapa como revestimiento final de la fachada. El primer factor a tener en cuenta a la hora de elegir los morteros monocapa para la rehabilitación de fachadas deriva de las características del mortero, a saber, adherencia, impermeabilidad, permeabilidad al vapor de agua, y durabilidad.

Entendiendo la impermeabilidad como la capacidad de los morteros monocapa para absorber cierta cantidad de agua  durante un episodio de lluvia  sin permitir que llegue hasta el soporte y evaporarla posteriormente en condiciones de sequedad ambiental, se deduce que el mortero monocapa resulta poco adecuado para el revestimiento de fachadas expuestas continuamente a condiciones de humedad, poco ventilación y en general a condiciones climáticas adversas.

revestimiento_con_mortero_monocapa

Otros aspectos a tener en cuenta en la rehabilitación de fachadas con morteros monocapa son las condiciones de compatibilidad entre el mortero monocapa y el soporte, así como su estado de conservación, factores que determinaran en gran medida la correcta adherencia del mortero monocapa a la fachada.

En relación con este punto el mortero monocapa como material de revestimiento de fachadas resulta incompatible en diversas situaciones como son: soportes de escasa o nula porosidad como pueden ser los soportes pintados, metálicos o vidriados, cuando el soporte tiene una elasticidad muy diferente a la del mortero monocapa, cuando el coeficiente de dilatación del mortero monocapa y el soporte es muy diferente y cuando hay incompatibilidad química entre mortero y soporte como es el caso de los soportes enyesados.

Por último, a la hora de rehabilitar fachadas mediante el uso de morteros monocapas es importante tener en cuenta la geometría y planicidad de la fachada. Si bien es cierto que las dimensiones de la fachada a rehabilitar no es un factor determinante para la elección de los morteros monocapa como material de revestimiento, hay que tener en cuenta que en planos continuos y verticales la aplicación del mortero monocapa es muy fácil pero en las zonas de la fachada que presentan muchas discontinuidades, planos inclinados expuestos a la acción del agua (más del 10% de pendiente) y en planos horizontales (balcones o terrazas) hay que tener especial cuidado en la aplicación del mortero monocapa y respetar cuidadosamente las  recomendaciones del fabricante.

PachecoAM, todo un equipo de profesionales y personal especializado al servicio de la rehabilitación y mantenimiento de comunidades de propietarios. Nuestra larga experiencia en el ámbito de la construcción y rehabilitación de edificios garantizan la calidad y satisfacción en la ejecución de nuestros proyectos.