MANTENIMIENTO DE LA RED DE SANEAMIENTO

Red_saneamiento_comunidades

La red de saneamiento compuesta por elementos y conductos de desagüe de los aparatos de las viviendas y de algunos recintos del edificio, desde que sale del edificio, pertenece normalmente al municipio que es quien se ocupa de su conservación. Toda la red que queda dentro del edificio hasta las bajantes, debe mantenerla la Comunidad de propietarios e incluye no solo los elementos y conductos de desagüe sino también la red de saneamiento vertical (bajantes), albañales, arquetas, colectores, etc. En la mayoría de edificios, hay una sola red de saneamiento que permite  evacuar tanto las aguas fecales o negras como las aguas pluviales, aunque la tendencia es separar la red de aguas pluviales y la red de aguas negras, con el objetivo de conseguir la disminución de los costes asociados a la depuración del agua.

La conservación y mantenimiento de la red de saneamiento es fácil, basta con conservar la instalación limpia y libre de depósitos para lo cual es necesario  observan determinadas normas y hábitos higiénicos correctos por parte de los usuarios de la comunidad de propietarios. Entre ellos:

  1. La red de evacuación de agua, en especial el inodoro, no puede utilizarse como vertedero de basuras. No se deben de tirar plásticos, algodones, gomas, compresas, hojas de afeitar, bastoncillos, etc. que taponen las conducciones produciendo rebosamientos malolientes como fugas, mancha….., ni aguas que contengan aceites, colorantes permanentes o sustancias tóxicas
  2. Para desatascar los conductos no se pueden utilizar ácidos o productos que perjudiquen los desagües. Se deben utilizar  siempre detergentes biodegradables con lo que se evita la creación de espumas que petrifiquen dentro de los sifones y de las arquetas de la comunidad.
  3. Revisar con frecuencia los sifones de los sumideros y comprobar que no les falte agua para evitar que los olores de la red salgan al exterior.
  4. Las posibles fugas se localizarán y repararán lo más rápido posible.
  5. Cualquier modificación en la instalación o en las condiciones de uso de la red de saneamiento de la comunidad de propietarios será realizada mediante un estudio previo y bajo la dirección de un Arquitecto.

Las tareas de mantenimiento de la red de saneamiento que la comunidad de propietarios  debe de realizar periódicamente son:

  1. Revisión de los sifones y válvulas cada vez que se produzca una disminución apreciable del caudal de evacuación.
  2. Revisión de las bocas de los canalones (cada 3-4 meses).
  3. Revisión de  las cámaras de descarga, los pozos de resalte o de registro y demás elementos auxiliares (cada 6 meses).
  4. Revisión anual del estado de los canalones y sumideros.
  5. Inspección de los anclajes de la red horizontal colgada del forjado, y de los anclajes de la red vertical vista (cada dos años).
  6. Cada 3 años  inspección de los albañales (conductos horizontales colgados) y del estado de las bajantes.
  7. Cada 10 años, Revisión integral de toda la red de saneamiento de la comunidad de propietarios y, especialmente, los sifones y arquetas.

Además de las anteriores normas de mantenimiento de la red de saneamiento de la comunidad de propietarios es conveniente realizar las siguientes acciones de limpieza:

  1. Mensualmente, vertido de agua caliente por los desagües.
  2. Semestralmente, limpieza de los canalones y sumideros de la cubierta.
  3. Anualmente, limpieza de las fosas sépticas, los pozos de decantación y digestión, y de la cámara de bombeo, según el uso del edificio y el dimensionado de las instalaciones.
  4. Cada 3 años, limpieza de las arquetas a pie de bajante, las arquetas de paso y las arquetas sinfónicas.

En PachecoAM estamos especializados en la rehabilitación y mantenimiento de comunidades de propietarios y porque sabemos que un buen mantenimiento evita costosas rehabilitaciones y repariciones, ponemos a disposición de su comunidad un  servicio de mantenimiento integral de fachadas, cubiertas e instalaciones de la comunidad de propietarios.