EL MANTENIMIENTO DE LA ESTRUCTURA

En el ámbito del mantenimiento de las comunidades de propietarios se consideran obras, trabajos y actuaciones de mantenimiento todas aquellas acciones cuyo objetivo es la  conservación física y funcional de la comunidad a lo largo de toda la vida útil del edificio, aunque además de conservar, un buen mantenimiento debe encaminarse a la mejora de todas las prestaciones que los diferentes elementos e instalaciones de los edificios ofrecen.

Por ello es importante que en las comunidades de propietarios se realicen las labores de inspección y mantenimiento pertinentes no solo para los elementos visibles para los usuarios de la comunidad de propietarios sino también para aquellos elementos que no son visibles como son la estructura vertical y horizontal, las juntas estructurales y la cimentación del edificio.

En términos generales se ha de tener en cuenta que los elementos que forman parte de la estructura del edificio, paredes de carga incluidas en las que no se deben abrir rozas, no pueden ser alterados sin un control realizado por un técnico competente. Por lo tanto, antes de planificar cualquier actuación de obras de mantenimiento, reforma, rehabilitación o modificación sobre elementos estructurales, se deberá realizar un asesoramiento técnico sobre la viabilidad y el procedimiento a seguir para ello y, en su caso, la redacción de un estudio de seguridad y salud laboral.

Mantenimiento_estructuras

Las prescripciones para el mantenimiento de la estructura de los edificios incluyen acciones tales como:

  1. No realizar taladros ni rozas en vigas y pilares y, en caso de que cuelguen objetos en los elementos estructurales se proveerán tacos y tornillos apropiados.
  2. Evitar humedades persistentes en los elementos de la  estructura de la comunidad de propietarios.
  3. Para colgar objetos en los elementos estructurales se preverán tacos y tornillos apropiados.
  4. No adosar en los muros elementos o acopios importantes no previstos.
  5. En estructuras de fábrica se prestará especial atención a: fisuras, presencia de humedad, movimientos diferenciales, alteraciones superficiales de dureza, textura o colorido, signos de corrosión y del nivel de carbonatación del mortero que recubre las armaduras.

En resumen las labores de inspección y mantenimiento de la estructura del edificio que tiene que llevar a cabo la comunidad de propietarios se podría concretar en las siguientes actuaciones:

  1. Inspección permanente que permita la detección precoz de síntomas indicadores de lesiones en la estructura como son la aparición de humedades, desplomes, oxidaciones, fisuras y grietasen cualquier elemento constructivo y de ataques de termitas, carcoma, hongos en elementos estructurales de madera.
  2. Cada 10 años: Control del estado de las juntas y la aparición de fisuras y grietas en las paredes y pilares de cerámica, bloques de mortero o de hormigón ligero y la comprobación del estado del sellado de las juntas de dilatación en estructuras de hormigón y de la pintura de protección en estructuras de acero o madera.
  3. Cada 15 años: revisión del estado general de la estructura del edificio.

PachecoAm, mantenimiento integral de comunidades de propietarios. Un equipo de especialistas y personal cualificado cuidará de su Comunidad de Propietarios y realizará las labores de mantenimiento necesarias para garantizar una larga vida útil de su edificio y evitar la aparición de patologías.