INSTALACIONES TÉRMICAS DE BIOMASA

La publicación en el BOE ( 1 de octubre de 2013) de la  Resolución de 25 de septiembre de 2013, de la Secretaría de Estado de Energía, por la que se publica la de 25 de junio de 2013, del Consejo de Administración del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), se ponía el marcha un programa en el que se establecían ayudas para aquellas comunidades de propietarios que sustituyeran sus fuentes de energía tradicionales por energías alternativas renovables en las instalaciones térmicas.

biomasa1

Es entonces cuando se empieza a dar difusión a las energías renovables como medio de mejora de la eficiencia energética en las comunidades de propietarios. Entre estas energías renovables, el empleo de biomasa y de energía geotérmica en las instalaciones térmicas son dos de las actuaciones de rehabilitación térmica que pueden acogerse a las ayudas establecidas en el programa de ayudas a la rehabilitación térmica de edificios.

Trataremos aquí de explicar en qué consiste la biomasa, bioenergía o energía de biomasa, como un tipo de energía renovable procedente del aprovechamiento de materia orgánica e industrial formada en algún proceso biológico o mecánico como fuente de energía. Habitualmente la energía de biomasa procede de los residuos derivados de las sustancias que constituyen los seres vivos (plantas, ser humano, animales……), o de sus restos. El aprovechamiento de la energía de la biomasa se hace directamente (por ejemplo, por combustión), o por transformación en otras sustancias que pueden ser aprovechadas más tarde como combustibles o alimentos.

caldera_biomasa_pellets

La biomasa puede ser clasificada según su estado en biocombustibles sólidos, líquidos o gaseosos y segun sú origen en biomasa natural y biomasa residual. Otras clasificaciónes distintas de los biocombustibles distinguiria los siguientes tipos de biomasa en función de su origen: biomasa agrícola herbácea y leñosa, biomasa forestal, biomasa industrial de origen agrícola y la biomasa procedente de cultivos energéticos. En el ámbito de la eficiencia energética en rehabilitación, hay una amplia variedad de biocombustibles solidos que pueden ser empleados en los sistemas de climatización de edificios: pelets, astillas, huesos de aceitunas, cáscaras de frutos secos (almendras, piñones), etc.

Muchas son ventajas del empleo de la biomasa en las instalaciones térmicas de las comunidades de propietarios, entre ellas: son sistemas de climatización respetuosos con el medioambiente que no generan olores como el gasóleo y no se pueden producir escapes peligrosos como el gas;  incorporan sistemas de control electrónico que facilitan el manejo y mantenimiento de la instalación térmica y, dependiendo de la calidad del combustible y de la caldera, las cenizas pueden suponer hasta el 1% de la biomasa consumida, lo cual hace de la retirada de las cenizas una tarea muy poco frecuente. Las instalaciones térmicas de biomasa son calderas con una gran resistencia al desgaste por lo que tienen una larga vida útil, son prácticamente silenciosas y presentan un alto grado de rendimiento energético.

En PachecoAM contamos con una amplia experiencia en la rehabilitación y mantenimiento de comunidades de propietarios que nos permite ofrecer todos los servicios y el personal especializado en los mismos que su comunidad de vecinos pudiera necesitar. Seguridad, calidad y profesionalidad garantizadas.